7 casos en los que conviene recurrir a las cimentaciones profundas en concreto

¿Pilas o pilotes para cimentación?
20 septiembre 2021
Importancia de los pilotes en la construcción de puentes
4 octubre 2021
Mostrar todo

Comúnmente, las cimentaciones en concreto están formadas por elementos sumamente voluminosos respecto a los demás que conforman la estructura y suelen construirse con concreto reforzado de resistencias normales, ya que usar concretos de resistencias superiores no es tan viable en la mayoría de los casos. Son dos tipos de cimentaciones en concreto que encontrarán, según la profundidad del estrato donde estarán apoyadas: superficiales y profundas, como las cimentaciones con pilotes.

Diferencias entre cimentaciones superficiales y profundas

Para entender bien los tipos de cimentaciones profundas y cuándo deben usarse, deben comprenderse sus diferencias con respecto a las cimentaciones superficiales. Se trata de las siguientes:

Cimentaciones superficiales

Son las que se apoyan en las capas superficiales del suelo y, mediante la ampliación de base, las cargas son soportadas. Son una solución de cimentación si se construirán estructuras pequeñas o ubicadas en suelos de fundación con una capacidad portante aceptable.

Cimentaciones profundas

Se refiere a aquellas cimentaciones conformadas por un sistema de componentes estructurales, encargados de transmitir las cargas al suelo de forma adecuada y a grandes profundidades. Son la solución idónea para proyectos de gran altura, puentes, muelles, entre otros. Abarca varios tipos, por ejemplo, las cimentaciones con pilotes, micropilotes, pilas, muros pantalla, entre otros.

Casos en los que convienen las cimentaciones profundas

Si aplicarán este método, sepan que solo puede usarse en ciertos casos. Enlistaremos a continuación los siete más notables:

  1. Los constructores suelen inclinarse por las cimentaciones profundas cuando los esfuerzos que transmiten los edificios no pueden distribuirse de manera suficiente mediante las cimentaciones superficiales y cuando la capacidad portante del suelo es sobrepasada.
  2. Son una buena opción cuando los terrenos tienden a experimentar notables variaciones con el paso de las estaciones, como retracciones e hinchamientos.
  3. Cuando se construirán edificios u otras obras sobre el agua.
  4. Son la única opción cuando los estratos cercanos al cimiento pueden causar asientos imprevistos y a cierta profundidad, lo que suele suceder en terrenos de relleno o de baja calidad.
  5. Es una buena opción para realzar los cimientos existentes.
  6. Se utilizan para resistir las cargas inclinadas, como cierto tipo de pilotes para cimentaciones profundas, que se colocan en muelles para resistir ante impactos de los cascos de embarcaciones durante los atraques.
  7. Los constructores los usan cuando los cimientos están solicitados a tracción, tal como sucede en edificios de gran altura sometidos a fuertes vientos o estructuras que requieren componentes sometidos a tracción para estabilizarse, como estructuras cableadas u otras ancladas al suelo.

Opciones para cimentaciones profundas con pilotes

Hay varias opciones para cimentación profunda, por ejemplo, sustitución, flotación, muros pantalla y pilotes. La más usada es la cimentación con pilotes.  Se trata de elementos esbeltos, que son introducidos en el suelo, ya sea por perforación o percusión, para llegar a un estrato específico, según las necesidades de resistencia para fundar la estructura o desarrollando su capacidad de soporte por fricción.

Los pilotes pueden operar solos o combinarse con sistemas de placas de cimentación. Para lograr el éxito en el proyecto, es necesario acompañarse de profesionales para evaluar el asentamiento. Encontrarán algunos ejemplares de pilotes de cimentación, como:

Pilotes preexcavados

La construcción con este tipo requiere excavaciones previas y una estabilización con lodo bentonítico u otro material que la soporte para, posteriormente, aplicar relleno final con hormigón, especialmente autocompactante y su refuerzo correspondiente. Sus dimensiones están indicadas en los planos de la obra y están entre 0.60 y 1.20 m de diámetro y 12 a 60 m de profundidad. Otro tipo notable son los pilotes de tornillo, donde, mientras las hélices del tornillo de las piloteadoras perforan y extraen el suelo, el concreto es inyectado por su núcleo tubular.

Pilotes hincados

Son ejemplares prefabricados de secciones rectangulares. Pueden ser postensados o pretensados y se colocan mediante golpes directos en el terreno con un martillo hidráulico. No requieren excavaciones y, según la profundidad requerida, pueden necesitar varios elementos unidos mediante juntas de metal para asegurar la continuidad del pilote final. Usualmente, al ser ejemplares de desplazamiento, mejoran el terreno por densificación.

Micropilotes

Se trata de ejemplares de diámetros pequeños (hasta 35 cm), cuya sección es circular y poseen alta capacidad portante a compresión. Operan igual que los pilotes regulares, se perforan en terreno y, usualmente, se refuerzan con barras, perfiles o tubería de acero y se inyectan con mortero o lechada. Se presentan como una técnica efectiva en sitios reducidos o con limitaciones de altura. También cuando sea imposible usar maquinaria pesada o se necesite minimizar efectos secundarios sobre estructuras existentes.

Si desean adquirir una piloteadora para aplicar el método de cimentación profunda, contacten a los expertos de Grupo FAC. Pidan una cotización o más información al (81) 8486 1870 o completen con sus datos el formulario.

Deja un comentario