¿Cuál es la utilidad de los pilotes en las cimentaciones profundas?

¿En qué casos se usa la cimentación con pilotes?
30 junio 2021
Mostrar todo

Las cimentaciones profundas cuentan con diferentes tipos y varias formas para realizar su proceso de construcción, una de las que ha adquirido relevancia en los últimos años por los buenos resultados que ha demostrado es la cimentación profunda con pilotes, que en terrenos blandos pueden sostener edificios de gran altura. Una cimentación profunda es definida como la que se encarga de transportar la carga de una estructura a través de los suelos que se caracterizan por ser débiles o rellenos, hasta tipos de suelos con rocas que cuentan con una mayor capacidad portante.

Las cimentaciones profundas se realizan muy por debajo de la superficie que albergará el edificio o la construcción, con la finalidad de que la estructura no sufra ningún tipo de daño, como los asentamientos diferenciales o cualquier otra condición de la superficie que pueda generar algún problema en la estructura.

Este tipo de cimentación se encuentra a profundidades de más de tres metros por debajo del nivel del suelo terminado. Por lo que se utilizan en el momento en que se necesita transferir la carga de una estructura hasta un estado más profundo que tenga la capacidad portante adecuada.

¿Qué es un pilote y por qué se usa en la cimentación profunda?

Un terreno en el que la superficie sea inestable y por ende no pueda soportar las cargas de una estructura, es el candidato perfecto para las cimentaciones con pilotes. Se debe realizar una excavación hasta que se encuentre un estrato con una óptima capacidad portante, es decir un suelo duro que tenga la capacidad de soportar tanto la carga muerta como la carga viva.

La cimentación de pilotes es una de las mejores opciones; son fabricados con madera, concreto o acero; la elección dependerá las características del terreno y la construcción, ya que algunos soportan más peso que otros o son más resistentes a ciertas condiciones del suelo.

  • Pilote de madera: es utilizado para sostener edificios que serán construidos en áreas con un suelo débil.
  • Pilotes de concreto: son prefabricados y posteriormente se hincan en el suelo mediante martilleo.
  • Pilote de acero: también se puede hincar en el suelo y soportar cargas muy pesadas y ahorrar grandes cantidades de tiempo durante el proceso de construcción, ya que se elimina el proceso de fundición de pilote

Dado que las bases de pilote tienen mucha carga, deben ser diseñadas con extremo cuidado para evitar incidentes o malos funcionamientos en el soporte. Un ingeniero especializado será el encargado de realizar los estudios de suelo pertinentes en donde se colocará el pilote. El objetivo del análisis es evitar que el suelo se encuentre sobrecargado más allá de su capacidad de carga, ya que esto es un riesgo para la construcción.

Cada pilote tiene una zona de influencia en el suelo y a su alrededor, es decir que se debe tener cuidado al espaciarse, ya que, si es demasiado, las cargas no estarán bien distribuidas, lo cual podría restar resistencia a la estructura. Se deben concentrar en todas las áreas de la estructura para poder cubrirlas todas y crear una carga pareja. Para hacer las perforaciones en donde se introducirán estos soportes son necesarias piloteadoras en Monterrey y si no se hace con ellas, el trabajo podría no quedar en perfectas condiciones.

¿Cómo se construye un pilote?

Un pilote puede ser prefabricado o colocado in situ, este último debe tener ciertos pasos en su procedimiento para poder colocarlo de la manera adecuada y que soporte las cargas de la estructura.

  • Se debe martillar un tubo de acero de pared delgada en el suelo.
  • Es preciso eliminar toda la tierra que queda dentro del tubo.
  • Bajar una jaula de refuerzo de acero en el tubo.
  • Echar el pilote vertiendo concreto en el tubo.

Un pilote prefabricado primero se moldea a nivel del suelo y posteriormente se martilla o clava en el suelo con un martinete, una máquina que tiene la capacidad de mantener el pilote perfectamente vertical, y que luego golpea contra el suelo hasta colocarlo en su sitio. Su sección suele ser cuadrada y sus dimensiones normalmente son de 30 × 30 cm o 45 × 45 cm.

Una vez que se concluye con este proceso, sigue el descabezado para eliminar el concreto de baja calidad que queda en la parte superior, lo que hace que las armaduras queden al descubierto para entrelazarse con el encarpetado. Se trata de un proceso complejo que debe ser desarrollado por una empresa especializada.

En caso de que ustedes estén pensando en realizar una cimentación profunda para su proyecto, acudan con Grupo FAC, tenemos más de 10 años de experiencia en el sector de la construcción y la renta de maquinaria pesada. Para conocer más detalles sobre nuestros pilotes y sobre nuestra amplia gama de servicios, comuníquense al teléfono (81) 8486 1870 o al correo electrónico contacto@grupofac.com.

Deja un comentario